Acceso

El mayor error en una entrevista de trabajo

Por Sergio Belzunce

entrevista de trabajo
En Helt realizamos entrevistas de trabajo a diario. La finalidad de dichas entrevistas es introducir al profesional más adecuado en cada una de las ofertas que nuestros clientes lanzan al mercado, todas en el sector de la hostelería o el alojamiento.

Como uno de los responsables de esta empresa, he vivido de primera mano cómo, una y otra vez, parados en necesidad de un trabajo caen en un error que dilapida cualquier posibilidad de éxito, tanto presente como futuro.

¿El error? Equiparar las condiciones de la hostelería a la de otros trabajos.

Frases como “no puedo trabajar en días de fiesta” o “si libro los lunes, no puedo ver a la familia” se repiten una y otra vez como si fueran una justificación al rechazo de la oferta laboral, como si diciendo ese tipo de cosas uno se lavase las manos y pudiese decir “yo quiero trabajar, pero la oferta no era buena”.

Los abusos de horario, los contratos de menos horas o las jornadas interminables son prácticas que se deben erradicar, tanto en hostelería como en cualquier otro campo laboral. Eso lo tenemos bien claro en Helt. Pero lo que no se puede hacer es presentarse a una entrevista de trabajo buscando el horario que le convenga a uno y demandando las condiciones que soñamos cada día que estamos parados. Sobre todo si nos centramos en el sector de la hostelería. ¿Por qué?

Porque en hostelería se trabaja cuando el grueso de la población tiene libre, al igual que ellos están trabajando cuando la hostelería tiene un respiro. Si todos trabajásemos en el mismo horario, ¿quién podría ir a comprar? ¿Quién podría ir a tomar una cerveza? ¿Quién podría ir al cine? Parte de la sociedad tiene que estar libre cuando la otra parte trabaja. ¿Quieres ir al centro en autobús? Esa persona que conduce está trabajando para que tú puedas ir.

Por eso, cuando se realiza una entrevista de trabajo hay que tener bien claro en qué sector se está pidiendo una oportunidad. Quizás los horarios no sean de la mejor conveniencia, pero también quizás, una vez dentro de la empresa, puedes coordinarte con tus compañeros para que todos tengáis el horario y los turnos que mejor os vengan.

¿Y por qué es importante todo esto? Porque en una entrevista de trabajo se busca a gente que quiera trabajar. Si estamos poniendo pegas antes de decir siquiera que sí, la sensación que tiene el entrevistador es que la persona que decía estar en una urgencia por encontrar trabajo, no lo está. Esto genera una imagen de desidia que hará que ningún empleador quiera contar con alguien así en su plantilla.

Y ese, desde la experiencia de éste que escribe, es el mayor error que se puede cometer en una entrevista de trabajo.
Porque seamos francos y claros: no es lo mismo estar parado que estar quieto.