Acceso

¿De dónde vienen los bares?

Por Helt

helt
Son unos de los lugares donde más felices nos sentimos los españoles. En un bar todo es posible: comer, beber, hablar, bailar, jugar, gritar, cantar…, incluso hay alguno que se queda dormido en la barra. Son sitios maravillosos y por eso nos hemos preguntado, ¿de dónde vienen los bares? ¿Cuál fue el primero? ¿Nacieron en España? ¿Quién tuvo la genial idea? No sabemos si os vamos a poder dar la respuesta a todas estas preguntas pero lo vamos a intentar…

Si nos remontamos a la antigüedad encontramos su antepasado más directo en las “thermopolias” y “cauponae” de Roma. En las primeras se vendían bebidas calientes en invierno y frías en verano además de comida que podías consumir en el propio establecimiento o llevártela a casa. ¡Vamos como el take away de ahora!

Las cauponae tenían un lugar colectivo para dormir y eran una especie de establecimientos de comida y bebidas al paso que tenían a pie de calle mostradores que hacían las veces de barras, y se conocen como «tabernas romanas». Este tipo de establecimiento estaba dirigido especialmente a la alimentación de los gremios de comerciantes y artesanos.

Aunque probablemente lo que más se parece a los actuales bares son lo que se denominaban “tabernae vinarie” o lo que es lo mismo un banco de piedra puesto frente a la carretera donde se consumía vino y otras bebidas y que también tenían una pequeña cocina.

Ya en la época moderna aparecen los pubs (public houses) que surgen en la Gran Bretaña de la industrialización, es decir en el siglo XIX. Por tanto, parece que los ingleses se nos adelantaron. Se encuentran en los barrios obreros y son originarios de las tabernas romanas que daban de beber y comer a las tropas en los caminos británicos.

Por su parte, la palabra «bar» proviene del inglés bar que significa “barra” que a su vez deriva de “barriere” que significa “barra” o “barrera”. Su uso se popularizó en Norteamérica, con la llegada de los primeros colonos, aunque su primera fuente escrita se dice que es de 1591 en la obra renacentista “A Notable Discovery of Coosnage” del dramaturgo inglés Robert Greene. Hoy en día la RAE reconoce la palabra bar como sinónimo de taberna.

Los historiadores ubican a comienzos del siglo XX el florecimiento  en España de estos sitios de ocio popular, en especial en la zona de Asturias,  con las sidrerías y lagares, aunque de forma paralela con los establecimientos madrileños del barrio de La Latina. En el Norte, cuando se abría un patio de vecindad en los alrededores de una taberna o se ubicaba en las afueras se disponía un espacio de juegos al aire libre, en especial los bolos. La función propia de toda taberna, que es vender bebidas a buen precio,  podía presentarse asociadas a otras, como en las tiendas mixtas, de las zonas rurales; o como en los figones o casas de comidas, que en lo esencial seguían siendo tabernas la mayor parte del día. Ninguna gran diferencia era detectable entre el chigre —nombre de la taberna en Asturias— y el café económico, que fue el astuto invento que los emprendedores de antaño usaron como disfraz tras el cual podía esconderse una taberna pura y dura, que el tabernero pretendía proteger de la vigilancia y las restricciones legislativas de las autoridades.

Seguro que después de tener esta información te han entrado ganas de trabajar en un bar o quizás solo de ir a tomar una caña. Sea como sea, en Helt contamos con múltiples ofertas para trabajar en el ámbito de la restauración.