Acceso

Cómo conseguir el carnet de manipulador de alimentos

Por Helt

helt, manipulador de alimentos
La Ley define como manipulador de alimentos a “toda aquella persona que por su actividad laboral tiene   contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado,   almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio”. Según la normativa vigente, el empresario se responsabilizará de que todo el personal empleado disponga de   la formación necesaria para la correcta manipulación de alimentos.
 
El certificado de manipulador de alimentos se puede conseguir de las siguientes formas:
-Formación impartida por la propia empresa en la que trabaja el empleado.
-Un curso realizado por empresas o entidades externas.
-También es posible que lo impartan asociaciones, cámaras de comercio, escuelas o centros de formación reconocidos por organismos oficiales.

También se puede conseguir este carnet realizando un curso online. Cuando por motivos de trabajo u otras razones no es posible desplazarnos a un centro presencial,  hay la posibilidad de hacer un curso online a través de Internet.  La empresa de formación facilita los materiales (audios, videos, guías) y al final del curso se hacen unas sencillas pruebas de evaluación. Si el trabajador la supera y acredita que ha asimilado la formación, se emite un certificado que puede descargarse online o ser enviado por correo más tarde, con plena validez legal en cualquiera de los dos casos. En este sentido, señalar que en Internet hay mucha oferta de formación y los precios varían mucho: entre los 20 y los 100 euros, dependiendo del centro.
 
 Toda esta regulación del carnet de manipulador de alimentos está recogida en el documento de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.
 
Si el carnet de manipulador de alimentos fue emitido conforme a la normativa anterior (RD 2505/83) en ella se indicaba de forma expresa la obligatoriedad de renovar cada 4 años. En la actualidad, los Certificados emitidos conforme a la nueva normativa no especifican un periodo concreto de validez. Sin embargo, teniendo en cuenta la obligación de todas las empresas alimentarias de asegurar la correcta formación de sus trabajadores en lo relativo a la manipulación de alimentos y que ésta debe ser continuada y adecuada a la actividad laboral que se desempeña, se sigue recomendando renovar, como máximo, cada 4 – 5 años.
Los responsables de las empresas del sector alimentario deberán disponer de la documentación que demuestre los tipos de programas de formación impartidos a sus manipuladores, la periodicidad con que los realiza, en su caso, y la supervisión y vigilancia de las prácticas de manipulación, que habrán de acreditar, en las visitas de control oficial por parte de la administración.